Siempre Presente

“El Rey les responderá: Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aún por el más pequeño, lo hicieron por Mí.”
Evangelio según San Mateo 25:40

                                               

Hoy, cuando celebramos el Domingo de Cristo Rey, el leccionario (en su lectura del evangelio) nos trae un pasaje bastante difícil para interpretar. Esto es así, toda vez que el énfasis mayor en el texto parece estar puesto en la capacidad del ser humano de realizar obras de servicio a otras criaturas. Entonces, ¿será éste un pasaje adecuado para la celebración del día de hoy?

A nosotros nos parece que sí. Veamos. Una mirada detenida al pasaje nos permitirá darnos cuenta que el personaje focal del texto no es el ser humano, sino más bien, nuestro Señor. Tomemos como ejemplo los distintos títulos que se le otorgan en estos 16 versículos. A Jesús se le identifica como: Hijo del Hombre, Rey, Mesías, Hijo de Dios, Juez, Señor y Pastor.    


Además, en su rol de Juez, figura como testigo siempre presente en cada persona servida o dejada de servir. Es decir, se le ve como Aquél a quien nadie puede burlar, toda vez que es testigo de cada acción nuestra. De manera que podemos concluir que el propósito de este pasaje es hacernos conscientes de que constantemente estamos ante la presencia del Rey de reyes y Señor de señores, y que ante Él tenemos que rendir cuentas. Rogamos a Dios que la conciencia de su presencia constante, nos ayude a reconocerle no sólo como el que nos perdona y salva, sino también como el que demanda y alienta nuestro más fiel y sincero servicio. ¡Que así nos ayude Dios!

¿Cómo desempeña Cristo el oficio de Rey?

“Cristo desempeña el oficio de rey al llamar del mundo un pueblo para sí mismo; y al darles funcionarios, leyes, y censuras, según las cuales Él les gobierna visiblemente; al conceder su gracia salvadora sobre sus elegidos, recompensando su obediencia, corrigiéndoles sus pecados, preservándoles y apoyándoles en todas sus tentaciones y sufrimientos; restringiendo y venciendo a todos sus enemigos, y ordenando poderosamente todas las cosas para su propia gloria, y para el bien de ellos; y también al vengarse del resto, de los que no conocen a Dios ni obedecen al evangelio.”*


*El Catecismo Mayor de Westminster  7.155

Cristo

No fue médico- y curó todas las enfermedades.
No fue abogado- y explicó todos los principios básicos de la ley.
No fue escritor- e inspiró las obras cumbres de la literatura.
No fue poeta ni músico- y es el alma de todos los poemas inmortales.
No fue artista- y llenó de luz a los genios de todos los tiempos.
No fue estadista- y fundó las más sólidas instituciones de la sociedad.
No fue general- y conquistó a millones de corazones en el mundo.
No fue descubridor- y demostró a los mortales los mundos de la inmortalidad.

Lecturas
domingo, 23 de noviembre    Job 38:31-41; 42:5-6
lunes, 24 de noviembre       Mateo 19:16-26
martes, 25 de noviembre    Salmos 73
miércoles, 26 de noviembre    Romanos 6:16-23
jueves, 27 de noviembre     Salmo 100
viernes, 28 de noviembre   Génesis 4:1-16
sábado, 29 de noviembre     Mateo16:24-28